Todo muere salvo el mar - María del Mar Ramón

Novela de María del Mar Ramón

Una conmovedora historia sobre los duelos emocionales y las pérdidas, el amor y la vida en pareja, la maternidad y sus sombras.

Sinopsis oficial
La muerte ha hecho evidente una grieta en la relación de Lucas y Paula, una fisura entre la cual, en lugar de luz, se filtra el dolor de todos los duelos y todas las pérdidas. Para encontrar un refugio ante la pena, la pareja decide viajar a La Perlita, una isla escondida en el Caribe. Allí, Lucas sospecha que la naturaleza se ha tomado a su esposa, que desaparece sin rastro entre el agua, devora mangos como si fueran pajaritos y se hace cómplice de la fauna de la isla, arrasando con todo a su paso.
Pero nada en esta isla es un refugio; la vegetación se extiende como el miedo en la psiquis de los personajes. Entre sueños del pasado, correspondencias secretas, polvos tristes, correos electrónicos, funerales y orgías se construye esta novela psicológica en la que, a cuenta gotas, se nos ofrece la verdad compleja que Paula y Lucas esconden. Una verdad que reafirma, en la inverosímil fertilidad del Caribe, nuestra soledad más esencial.
Con una prosa ágil que se diluye en el calor del trópico, María del Mar Ramón desentraña la mente de un hombre de cuarenta años que se enfrenta al dolor de lo imposible: la muerte de lo que estaba antes y de lo que vendrá después.

Ficha técnica del libro leído
Título: Todo muere salvo el mar
Autor (es): María Del Mar Ramón
Editorial: SEIX BARRAL
Fecha publicación: 2/2023
Formato: eBook
Páginas: 168

Acerca de la autora
Autora novela Todo muere salvo el mar
María del Mar Ramón
(Bogotá, 1992) es autora de la novela La manada (Planeta, 2021) y del libro de ensayos Coger y comer sin culpa (Paidós, 2019). Es columnista de Vice y escribe en diversos medios latinoamericanos. Con el cuento "El deseo es una cicatriz" formó parte de la antología Cuerpos (Seix Barral, 2019). Actualmente trabaja en radio y en el desarrollo de contenidos audiovisuales. Desde 2012 reside en Buenos Aires.


------------------------------
Fuente: planetadelibros.com
------------------------------

Mis impresiones
Me acerco por primera vez a la autora con esta novela breve, apenas 168 páginas, que se leen en una sentada. En ella María del Mar Ramón cuenta la historia de Paula y Lucas, dos personajes con los que muchos podrían identificarse en algún momento de sus vidas.
Una historia de vínculos afectivos y amorosos, emotiva y muy humana, ambientada en La Perlita, una isla perdida entre las aguas cristalinas del Mar Caribe, un refugio tropical de impresionante belleza, uno de esos santuarios naturales que suelen deleitar la vista y calmar el alma.

Una pareja pisando los cuarenta con una historia larga que contar, años compartidos, experiencias, sentimientos, recuerdos, deseos y anhelos… algunos cumplidos y otros puede que nunca llegarán a hacerse realidad.
Poco a poco sabremos de sus vidas, de sus pasados, de su actual relación y de qué los ha llevado a viajar hasta esa isla.

Se conocieron en unas vacaciones, siendo aún adolescentes, con el tiempo fueron novios pero ella puso fin a la relación para irse a estudiar un doctorado en Literatura en San Francisco.  

Lucas recordaba ese momento como la segunda vez en la que Paula le había roto el corazón. Paula, por su parte, lo pensaba como un devenir inevitable. Sentía que no estaban tan enamorados, que eran jóvenes, que hacían cosas de ser jóvenes y tener veintitantos y que se querían de ese modo errático de la juventud: lleno de competencias, sexo y mentiras. Ella no sabía bien quién era, y le parecía que Lucas compartía la misma duda sobre sí mismo, así al irse le daba espacio a la duda que siempre había tenido: que ella no fuera suficiente para él, para su familia, para lo que debía demostrar.

Entonces sus vidas tomaron rumbos separados hasta que, con la muerte del padre de Lucas, volvieron a reencontrarse y a juntarse como pareja.
Ahora llevan pocos años de casados, durante todo el tiempo que han pasado juntos, Paula le ha pedido a Lucas volver a La Perlita, el único lugar en el que ella recuerda haber sido feliz cuando niña, pero él siempre se ha negado por su miedo a volar. 

Atardecer en la playa

Sin embargo hoy por hoy todo es distinto, un trago amargo los une y al mismo tiempo los separa y allí están, en el Hotel Laguna Azul, frente al Mar Caribe, intentando encontrar algo de paz y un mínimo de sosiego que los saque del estado catatónico en el que están viviendo.

—Logramos encontrar un huequito en la agenda y aprovechamos para venir a la isla a descansar. —No sabía si mentía; en definitiva, el viaje pretendía ser un refugio de la muerte. Se preguntaba si de eso se podía descansar.

Tras un duelo por la pérdida de un hijo que ha fallecido en la última etapa del embarazo, viene la soledad, la duda, la culpa y la incomprensión de todo lo ocurrido, nadie está preparado y nadie te prepara para eso.
¿Qué se hace entonces? ¿Cómo darle sentido a esa pérdida tan intensa que te engulle?
Ambos sienten un vacío en el interior que no saben como llenar, una pena que se les filtra en el alma, cada uno vive el duelo a su manera, de forma impredecible y abrumadora. 
Cada uno vive en su mundo, incapaz de cambiar, de salir de su posición, casi que atrincherado en su dolor, enfrentándose a una soledad que cada vez le resulta más insoportable. 

El sol de la tarde le pica en la piel, la marea sube y el agua alcanza sus talones. Quiere que el mar la lleve y la devuelva en otro lugar. De sus ojos caen lágrimas una tras otra. Odia la palabra duelo, odia la idea de pelear contra algo que ya no está, odia las emboscadas sorpresivas de las imágenes que la hacen doler. Odia su cuerpo, lo que ha quedado de él, la sensación de falla con la que está condenada a vivir, la certeza de ir en contra de la naturaleza, de ser un pez que solo sabe nadar en contra de la corriente, un cuerpo que alberga la muerte.

Mujer tomando sol en la playa

Emociones, resentimientos, reproches, prejuicios… distintos valores familiares y afectivos juegan en contra de Paula y Lucas, interactúan y contrastan necesidades y anhelos, y traen consigo un montón de sentimientos y de pasiones bajas.
La envidia y la mezquindad salen a flote, las heridas no cicatrizadas y los secretos bien guardados no dejan pasar página.
Las tensiones están a flor de piel y se confunden los límites entre el amor y el odio. Rabia y desesperación, hay una agresividad implícita entre ellos que causa estragos en su relación de pareja y la pone en la cuerda floja.

Nunca puede decirle a Lucas esto. Nunca puede decirle nada. Decirle que ella no quería tener un hijo ni quería intentarlo y que a veces piensa que su falta de voluntad lo mató. Nunca puede confesarle que lo odia por haber querido ser padre con ella, por hacerle creer que era posible, por implantar en su mente el deseo y en su vientre la semilla de una planta sin flor ni fruto. Y en ese momento el odio es la única fuerza capaz de ponerla en pie.

Si bien la muerte forma parte de la vida, la verdad es que nunca estamos del todo preparados para la pérdida. Lucas ya ha vivido otra muerte, la de su padre, uno de los pilares fundamentales que conformaban su vida, su fuente esencial de conexión, de protección, de seguridad, de afecto, de confianza. 

Nadie está preparado para la muerte de alguien a quien ama, así a veces resulte más natural, así a veces llegue a planearse, a charlarse inclusive. No hay un simulacro para la muerte hasta que llega. Aunque Lucas entendía esa premisa con esquiva resignación, la muerte de su padre lo sacó de cualquier cotidianidad de un violento plumazo.

Asumirla no fue fácil por el cambio que esto supuso en su forma de estar en el mundo, ahora con la muerte de su hijo siente que le han arrancado el corazón, que todos sus sueños se han desmoronado, siente tristeza, soledad y también mucha ira y frustración. Sufre tanto como Paula, pero su dolor no importa tanto como el de ella, él no es la víctima principal de lo que ha pasado y nadie se preocupa por su sufrimiento.

Le sorprendió que le preguntara por él. Nadie le preguntaba por él. Él tampoco preguntaba por sí mismo, porque su duelo era minúsculo comparado con el de Paula, aunque también él estaba destruido. Cuando pasó lo de su hijo, su familia no supo cómo contener su angustia, que era como un río sin orillas, así que fue más fácil y comprensible estar al pendiente de Paula. Pero iba a ser un padre (o lo había sido, en su deseo, en su mente, durante los nueve meses de espera) y eso se había desvanecido. Lo sacaba de quicio que su madre se recriminara por su nieto, que sus hermanas se dolieran por su sobrino, pero que nadie lo hiciera por él. Ahí, más que otras veces, también había extrañado la imagen idealizada de su papá, y había depositado en su fantasma el cariño que necesitaba de los que estaban a su alrededor.

La autora explora el lado masculino del duelo, metiéndose en los ojos, la piel, el interior de Lucas para saber qué siente y cómo siente. Vivir el duelo es algo muy personal, no hay dos personas que lo viven igual y no cabe la menor duda de que existen diferencias emocionales y de conducta entre Paula y Lucas que hacen que ambos sientan y vean la pérdida del hijo con una óptica distinta.

Lucas viene de un hogar amoroso, en el que están presentes sus padres y sus dos hermanas, y entiende el amor como una dimensión estable y permanente, Paula, en cambio, intenta sobrellevar su síndrome de carencia afectiva, paliar de alguna forma esa necesidad de amor, esa sensación de soledad y vacío absoluta que le embarga ya desde temprana edad.

Pero Paula siempre se sintió hija de la ausencia. Amiga del silencio, hecha a pulso por sí misma, a punta de errores que nadie le advirtió amorosamente que no cometiera, huérfana de facto. Por eso, cada vez que iba a la casa de Lucas, cada vez que le preguntaban por su vida y por su familia, sentía una vergüenza que le bajaba la mirada, pero también agradecimiento porque alguien se interesara genuinamente por ella y su bienestar. 

En su estadía en La Perlita, Paula y Lucas conocen a Pedro y Clarice, él colombiano y ella sueca, una parejita muy joven locamente enamorada, espontánea, relajada y aventurera que celebran su luna de miel y viven a plenitud su amor. 
En ellos encuentran apoyo emocional, compañía, comprensión y complicidad, y así comparten momentos y experiencias juntos.

El entorno natural de la isla juega un papel activo y fundamental para el desarrollo de la trama y se convierte en un personaje más de la historia.
Una isla que representa el paraíso para Pedro y Clarice, se torna, por momentos, en un infierno para Paula y Lucas. El calor pegajoso y asfixiante los afecta física, psicológica y mentalmente aumentando su irritabilidad, su frustración, su apatía, confusión y desánimo.

La gota de sudor rueda por la frente de Lucas como si fuera petróleo lo que transpira. Su respiración se agita tratando de aislar la humedad del aire y extraer de allí el oxígeno que precisa para vivir.
Están en una mesa sobre la arena. La quietud de la atmósfera le da la sensación de estar viviendo en una foto. En el cielo no vuelan aves, en la tierra no repta ningún animal y las hojas de las palmas permanecen imperturbables. El calor ha detenido el mundo.

Ola, playa

El mar no parece tener límites, con su incesante movimiento del agua y la evanescente espuma de las olas que llega a la orilla de la playa, describe la verdadera esencia de la existencia, evoca el cambio constante y la transitoriedad de la vida. Nada es eterno ni perenne, salvo el mar.
En medio de ese oleaje, la luz del sol durante el día y de las estrellas por la noche, nos ayuda a avanzar por ese inmenso desierto de agua, sorteando escollos y arrecifes, pero a veces una inesperada ola de dolor se eleva y se estrella sobre nosotros, arrastrándonos al oleaje para ahogarnos.
Ahora Paula y Lucas están a la deriva, ¿lograrán evitar el naufragio?

Una prosa bonita, una historia sencilla y perfectamente ambientada, unos personajes muy bien construidos, reales, humanos, imperfectos, dolientes y vulnerables, como en la vida misma.
La autora nos obsequia una novela psicológica profunda, inteligente, un viaje reflexivo hacia las profundidades de una agrietada relación de pareja. Una conmovedora reflexión sobre los duelos emocionales y las pérdidas, el amor, la vida en pareja y la soledad, la maternidad y sus sombras.
Una novela que me ha gustado mucho y que recomiendo leer.

Por su ambientación, un buen libro para este verano, para disfrutar a la sombra de una palmera, respirando la brisa del mar.


Valoración
4/5  
☕☕☕☕
Un viaje reflexivo hacia las profundidades de una agrietada relación de pareja.


Los Libros de Mava


 

CONVERSATION

36 comentarios:

  1. ¡Hola Mariana!
    Me encantan las autoras latinas como a ti, y presentía (nunca estoy completamente segura a pesar de coincidir la mayoría de las veces en nuestros gustos lectores) que esta tenías que leerla, por lo que me alegra mucho que la hayas disfrutado.
    Es una novela interesante sobre todo por ese abordaje no tan habitual del dolor por la muerte de un hijo, que nos permite acceder al punto de vista masculino, saber qué piensa, como lo siente todo Lucas, algo nada frecuente, ni en la literatura ni en el cine. Me estuve preguntando durante toda la lectura, si la pareja sería capaz de salvar ese abismo abierto ante ellos, de superar todos los problemas de pareja que arrastran desde hace tiempo. La ambientación, el entorno natural de la isla, es magnífica, como dices, un personaje mas de la lectura, con ese calor asfixiante y agobiante que lo inunda todo.
    A mí me enganchó desde el principio, no podía parar de leer, por esa prosa y ese argumento con esos temas interesantes, y muy especialmente desde mi punto de vista, la exploración de cómo el amor entre las parejas no siempre es eterno (¿a veces sí, a veces no?), el desgaste de las relaciones, el sexo que se vuelve rutinario con la convivencia y el paso de los años. Una lectura como también dices, ideal para leer ahora, en verano, por más que cualquier momento sea bueno para leer este libro, por supuesto.
    Por cierto, amiga, me ha gustado mucho tu reseña, y este párrafo en particular "En medio de ese oleaje, la luz del sol durante el día y de las estrellas por la noche, nos ayuda a avanzar por ese inmenso desierto de agua, sorteando escollos y arrecifes, pero a veces una inesperada ola de dolor se eleva y se estrella sobre nosotros, arrastrándonos al oleaje para ahogarnos", me ha encantado
    ¡Mil besos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marian!
      Sí, me encantan las escritoras latinoamericanas, como bien sabes hay una vasta producción literaria que ha visto luz en los últimos años gracias a esta nueva vanguardia de autoras que conocemos. Mujeres extraordinarias que están dando qué hablar y que se han convertido en referentes para muchos lectores.
      "Todo muere salvo el mar" me ha gustado un montón, tanto la historia como la prosa de María del Mar Ramón. Me ha parecido genial que la autora haya explorado el lado masculino del duelo y de la pérdida, mostrándonos cómo y qué siente Lucas. Como bien comentas, no es común ya que la mayoría de las veces, esas emociones suelen expresarse bajo la óptica femenina.
      Creo que todo el que lee esta novela se pregunta si al final, Paula y Lucas lograrán evitar el naufragio, definitivamente cuando una pareja convive demasiado tiempo con problemas, peleas o incomunicación, es habitual que las emociones positivas se transformen en infelicidad y en agotamiento amoroso :(
      Las historias bien ambientadas me atrapan, sabes que me encanta viajar, y un buen libro puede llevarme adonde quiero sin necesidad de moverme del sofá, así que con esta novela me he visto recorriendo La Perlita, disfrutando del sol y de las aguas cristalinas del Mar Caribe.
      La única pega creo que la adivinas...
      Pasear por la isla con ese calor pegajoso y asfixiante, ja, ja, ja.
      Me contenta saber que te ha gustado mi reseña, yo también disfruté leyéndote, la tuya estuvo de diez e hizo que me apuntara este título, una sugerencia más que acertada ;)
      Un besote.

      Borrar
  2. Holaaa
    No conocía a la autora ni su libro, me lo voy apuntar por si alguna vez le doy una oportunidad. Una reseña muy buena y detallada.
    Muakcs

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Cristina!
      ¡Muchas gracias! Haces bien en llevarte apuntada esta novela, una muy buena lectura para el verano y para ti que estás ubicada en la hermosa Isla de Tenerife, con tantas playas paradisíacas. Un excelente libro para disfrutar respirando la brisa del mar ;)
      Un beso.

      Borrar
  3. ¡Hola! Me encanta la ambientación, ya que me transporta a lugares cálidos. El tema central parece ser el duelo, por lo que me imagino debe ser una lectura dura y llena de emociones. No conozco la pluma de la autora, así que creo que esta lectura sería un muy buen comienzo para conocer su obra. Gracias por tan buena reseña y espero tengas una excelente semana. ¡Besos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marita!
      La ambientación esta muy bien lograda, la isla juega un papel activo en el desarrollo de la trama tanto que se convierte en un personaje más de la novela. Te la recomiendo, vale la pena conocer la pluma de esta autora y además la novela es muy bonita, aunque sí un poco triste porque hay duelos, pérdidas y una relación a la deriva, pero el final realmente transmite paz y esperanza.
      Gracias por leerme y comentar.
      Besos y excelente semana también para ti ;)

      Borrar
  4. Hola :)
    Es un libro que la verdad, aun no siendo mi estilo de lectura y no le leo de manera habitual, tiene pinta de que está genial.
    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegra que te haya parecido genial la lectura, la verdad es que los temas tratados son interesantes y además la autora escribe muy bien. Ojalá te animes a leerla ;)
      Besitos.

      Borrar
  5. Hola Mava.
    Me ha parecido muy interesante tu reseña.
    Gracias por compartir

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Isabel!
      Gracias a ti por pasar, leer y comentar. Una lectura ideal para el verano, te la recomiendo ;)
      Un abrazo.

      Borrar
  6. Pinta muy bien una novela que efectivamente por su número de páginas puede leerse de una sentada y quizás con paisajes marinos de fondo sea aún más atractiva. El duelo por un hijo, las relaciones de pareja más allá de la cuarentena y la maternidad como ejes centrales son temas poderosos. Tu estupenda reseña me deja con ganas de conocer a la autora y a su fina literatura.
    Gracias por la recomendación.
    Un abrazo, Mava.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Miguel!
      Una novela cortita y bien escrita, la historia es sencilla pero, como bien dices, sus temas son poderosos y sus personajes complejos, reales y muy humanos, es fácil empatizar con ellos.
      Te la recomiendo sin duda, creo que te gustaría. Muchas gracias por leerme y comentar.
      Otro abrazo para ti ;)

      Borrar
  7. Gracias por la reseña. se ve muy interesante. Tomó nota. Te mando un beso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Citu!
      Una novela que vale la pena leer, espero te animes con ella.
      Otro beso para ti ;)

      Borrar
  8. ¡Hola, Mava! Una historia corta pero intensa y por lo que cuentas rodeada de un paisaje impresionante. Me la llevo apuntada ya que con tu reseña me tientas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Una historia muy bien contada, ambientada en una isla perdida entre las aguas cristalinas del Mar Caribe, uno de esos refugios tropicales que suelen deleitar la vista y calmar el alma.
      Haces bien en llevártela apuntada, vale la pena conocer la prosa de la autora.
      Un beso.

      Borrar
  9. Hola, Mariana.
    Pues tomo nota de la historia de Paula y Lucas que parece abocada al desastre. Los resentimientos que puede sacar a la luz la muerte de un hijo siempre me ha parecido que pueden ser terribles. Siempre he pensado que muy estable tiene que ser una pareja para superar un trago tan horroroso, para no echarse culpas, para no sacar a relucir todo tipo de agravios escondidos. Una muy buena propuesta para este verano que empieza a ponerse bochornoso como La Perlita.
    Un beso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Rosa!
      Muy de acuerdo contigo, la pérdida de un hijo debe ser la experiencia más devastadora que pueden vivir unos padres. Paula y Lucas tienen grandes conflictos personales y dos maneras completamente distintas de afrontar la pérdida, por lo que no logran armonizar sus respectivos procesos de duelo y la convivencia se pone difícil :(
      El momento de las vacaciones es ideal para abstraerse libro en mano a la sombra de una palmera o en la playa, y para distraerse leyendo una novela cortita como esta.
      La historia es un poco dura por los temas tratados, pero está muy bien escrita y se lee fácil.
      Creo que podría gustarte ;)
      Besos.

      Borrar
  10. Hola!! Pinta ser un libro ideal para las vacaciones, la trama llama mucho mi atención y los personajes tienen una construcción que permite que se vuelvan humanos y así uno conecta más con la historia.
    Ten un buen día!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Katty!
      Por su ambientación en una isla de Caribe, el libro se presta a ser incluido en nuestro plan de verano, ideal para leer y relajarse en la arena y la orilla del mar, disfrutando de la brisa marina y el sonido de las olas. Una historia emotiva y muy humana, es fácil empatizar con Paula y Lucas, tan reales como la vida misma. Ojalá te animes con "Todo muere salvo el mar" y lo disfrutes tanto como yo lo he hecho ;)
      Un beso.

      Borrar
  11. ¡Hola! No es lo que suelo leer, pero me llama mucho la atención, así que me lo llevo apuntado. Besos :)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Clara!
      Es una historia de vínculos afectivos y amorosos, muy humana y bastante conmovedora, podría gustarte si decides darte una oportunidad con la novela ;)
      Besos.

      Borrar
  12. Me lo anoto por lo diferente que es de mis lecturas, espero que me de tiempo leerlo bajo las palmeras!
    Un besazo Mava!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Morella!
      Ojalá que te de tiempo, por su ambientación, una lectura ideal para el verano, pero la verdad es que cualquiera estación del año es buena para leer "Todo muere salvo el mar. 😎☀️🏝️🌊

      Borrar
  13. ¡Hola Mava!
    Has escrito una reseña maravillosa. Me gusta mucho cómo el lector empatiza con los personajes y también la manera en la que se trata el tema de la muerte, dado que es muy duro y que, aunque sepamos que siempre llega, nunca estamos preparados para soportar del dolor que viene con ella. Se nota que es un libro duro y reflexivo, pero a la vez, me parece que es muy necesario.

    ¡Besos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      ¡Muchas gracias! Sí, es fácil empatizar con los personajes de esta historia, son tan humanos, reales, cercanos, como cualquiera de nosotros.
      Una novela cautivadora y que invita a la reflexión, envuelta en un halo de melancolía y tristeza por los temas tratados. Es cierto, aunque la muerte forma parte de la vida, es difícil y complicado afrontar el duelo por la pérdida inesperada de un ser querido :(
      Un abrazo.

      Borrar
  14. Hola, Mava. Me gustan mucho las historias que se adentran en el mundo de los sentimientos y las emociones. Creo que la autora ha elegido un lugar muy idílico, de esos que parecen paraísos donde todos los problemas desaparecen. Siempre me sorprende cuando pueden meter todo eso en pocas páginas.
    Lo medio apunté cuando la reseñó Marian, pero a medias porque aún no ha salido en papel y yo la lectura en electrónico no la llevo bien. Seguro que acaba saliendo.
    Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Norah!
      Dicen que las grandes historias no necesitan centenares de páginas para ser contadas, pero te entiendo, las novelas cortas y que al mismo tiempo abarcan tanto, también me causan asombro, sorpresa y además mucha admiración hacia el autor capaz de escribir estas historias breves, concisas, cercanas y sensibles.
      Esperemos que pronto salga la versión en papel y puedas leer cómodamente la novela, me crié rodeada de libros de papel y valoro mucho ese contacto físico.
      Me encantan los libros impresos, pero, hoy día ya me llevo muy bien con los eBooks.
      Besos y feliz semana ;)

      Borrar
  15. Estoy haciendo lista de libros para las vacaciones así que tomo nota de este. Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Asunción!
      Me contenta saber que vas a incluir "Todo muere salvo el mar" en tu lista de lecturas para este verano, espero lo disfrutes ;)
      Besos.

      Borrar
  16. Holaaaa
    No lo conocía así que gracias por la reseña, me alegra que te gustara.

    Besitos ;)

    ResponderBorrar
  17. Hola Mava!! No había oído nada sobre este título y por lo que nos cuentas me llama mucho. Me lo llevo bien anotado. ¡Estupenda reseña! Besos!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana!
      ¡Muchas gracias! Haces bien en llevártelo apuntado, me contenta saber que te ha llamado la atención, ojalá te animes a leerlo y nos cuentes tu opinión.
      Besos también para ti ;)

      Borrar

¡Tus comentarios son importantes para mí!
No te vayas sin dejar tu huella 😉